Comernos la vida, bebernos el miedo.